PREOCUPANTE AUMENTO DE LOS SINIESTROS DE TRÁFICO DURANTE ESTE VERANO

Durante los meses de julio y agosto de este año, 225 personas fallecieron en siniestros viales en las carreteras españolas. Son 10 víctimas mortales más (+4,65 %) que en 2019, año de referencia estadístico, mientras que los desplazamientos aumentaron un 2,42 % (+2,2 millones) respecto al último verano pre pandémico.

Estos datos de siniestralidad vial y la cifra de víctimas mortales aportados por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la Dirección General de Tráfico, confirman el preocupante incremento de los siniestros viales con víctimas en lo que llevamos de año, respecto a años anteriores. 

Del 1 enero al 15 de septiembre de 2022, solo en las vías interurbanas (no están computados las víctimas en los núcleos urbanos), han fallecido 797 personas en las 24 horas posteriores al siniestro, lo que representa un 14% más que en 2021 y un 5% más que en 2019.

Luis Montoro, Catedrático de Seguridad Vial y presidente de honor de FESVIAL señala que “desde la Fundación Española para la Seguridad Vial valoramos positivamente los logros obtenidos en seguridad vial en España desde 1990. Pero a la vista de los últimos datos, hay que subrayar nuestra preocupación de que podamos sufrir un retroceso y entrar en una etapa de incremento de las víctimas viales, con el demoledor efecto que ello tiene desde el punto de vista social, personal, laboral, sanitario o económico”.

Según el doctor Montoro, “las causas de esta situación son muchas. Algunas de ellas tienen que ver con los efectos derivados de la pandemia. Las sociedades y las personas conducen como viven y esto debería explicarse más a los conductores, formarlos mejor y tenerlo más en cuenta en las medidas preventivas”.

“Se están registrando salidas masivas y rápidas los fines de semana, en los puentes y en las vacaciones, debido a que se quiere aprovechar más el tiempo perdido durante la pandemia, lo que, según los datos, está motivando que se circule a mayor velocidad de la adecuada y recomendada. A su vez, los conductores reconocen que están más alterados y agresivos al volante, duermen peor y no descansan lo suficiente, y la preocupación por la situación económica y el panorama internacional propicia que aumenten las distracciones, imprudencias y siniestros” apunta Luis Montoro.

En opinión del Catedrático de Seguridad Vial, “los datos de diversos estudios dejan claro también que se está produciendo en España un fuerte incremento del consumo de ansiolíticos, antidepresivos o hipnóticos (casi 100 dosis diarias por cada 1.000 habitantes). Igualmente, en los últimos años se consume mucho más alcohol y más drogas, algo que se comprueba claramente en los controles que se realizan en las carreteras. Es bien sabido que los psicótropos, el alcohol y las drogas tienen un grave impacto directo en la siniestralidad”.

“La situación económica de los últimos años está repercutiendo en un menor mantenimiento de las infraestructuras, algo que se está acusando más, por ejemplo, en las autopistas que han pasado a ser gratuitas. Esta incertidumbre económica también hace que los consumidores se decanten más por la compra de vehículos usados, que están superando en mucho a las ventas de nuevos. Esto genera unos efectos demoledores sobre las emisiones, la contaminación, el consumo de carburante y, especialmente, la siniestralidad. Si sufrimos un siniestro de tráfico, comparado con vehículos de menos de 5 años de antigüedad, el riesgo de muerte o lesiones graves, es el doble en coches de 10 a 14 años, y se triplica si el siniestro ocurre con turismos de 15 a 19 años. El Gobierno debería actuar más en este tema” apunta Luis Montoro.

Otro asunto importante a tener en cuenta como causa de la siniestralidad, es el bajo mantenimiento de los vehículos, que se revisan y reparan menos que nunca. “Esto coincide con otro dato alarmante: el absentismo en las ITV, que tradicionalmente es de un 20%, supera en la actualidad el 40% de conductores que no realizan la preventiva inspección técnica de sus vehículos, lo que redunda en incrementar la posibilidad de tener un siniestro por causas técnicas o mecánicas, “penalizando” injustamente a los vehículos implicados que cumplen con su obligación”, indica el catedrático de seguridad vial.

Otro dato que revela la irresponsabilidad de algunos conductores es la del incremento del número de vehículos que circulan sin seguro, que estaría por encima de los tres millones. Es decir, unos cuatro de cada diez vehículos con los que compartimos las vías no tienen la ITV en vigor, y casi dos de cada diez circulan sin ningún tipo de seguro, alertan desde FESVIAL.

De los datos de víctimas viales que aporta la DGT, desde FESVIAL destacan dos especialmente preocupantes, por su importancia y por el hecho de que se repitan de manera constante: las salidas de vía y el no uso del cinturón de seguridad.

Los siniestros por salida de la vía, que son la causa del 40%-45% de las muertes y, según el Catedrático Montoro, “este tipo de incidencia se debe básicamente a las distracciones por el uso del teléfono móvil y/o la velocidad excesiva o inadecuada. Actuando sobre estos dos factores de riesgo se podrían evitar alrededor del 50% de los fallecidos. La actuación tendría que pasar especialmente por una mayor formación, ya que España es uno de los pocos países europeos sin formación obligatoria para obtener un carné de conducir, y también realizar un mayor control de la velocidad. En España hay un radar por cada 32.000 personas, mientras que la media europea está en cada 6.000”.

Según un reciente estudio, un millón de automovilistas españoles confiesa que ha llegado a circular por encima de los 200 km/h en vía interurbana y otros 2,4 millones reconocen que lo han hecho a más de 100 km/h en ciudad.

El otro dato sorprendente que preocupa al doctor Montoro “es que más de un 20% de los muertos en turismos y furgonetas no llevaban puesto el cinturón de seguridad en el momento del siniestro. Este hecho -que se repite año tras año- es muy preocupante porque el cinturón evita el 50-60% de las muertes y según la Organización Mundial de la Salud, es un invento comparable a la vacuna”.

©

Finalmente, FESVIAL destaca otro dato para la reflexión: los delitos de tráfico suponen un tercio de las condenas penales en España, en concreto el 34 %. En 2021 estos delitos viales se incrementaron hasta tal punto, que acumularon la cifra más alta desde hace una década.

Ante esta situación de repunte de la inseguridad vial, desde FESVIAL reclaman medidas urgentes para frenar los siniestros de tráfico y piden que -pese a los diversos problemas existentes en la actualidad- la seguridad vial no pase a un segundo plano y siga estando en la agenda de actuaciones de las administraciones.