El centenario de los 'Twenty' de Rolls-Royce

“Cada Rolls-Royce es a la vez evolutivo y revolucionario: fiel a nuestros principios esenciales de diseño e ingeniería, al tiempo que lleva la tecnología, la comodidad y la experiencia de conducción a un nuevo nivel. Pero durante nuestra larga historia, ha habido ciertos modelos definitorios que han alterado permanentemente el panorama automotriz más amplio. los'Twenty', lanzada hace 100 años, es una de ellas. Nos unimos a propietarios y entusiastas de todo el mundo para conmemorar esta ocasión tan especial y celebrar el legado duradero de este automóvil legendario y muy querido”.
Torsten Müller-Ötvös, Director Ejecutivo, Rolls-Royce Motor Cars

Rolls-Royce Motor Cars marca el centenario del legendario 20 HP, conocido en el mundo simplemente como 'Twenty', lanzado el 6 de octubre de 1922. Diseñado por Sir Henry Royce, se encuentra entre los modelos más importantes e influyentes jamás producidos por la marca Como el primer Rolls-Royce diseñado específicamente para el propietario-conductor, en lugar de un uso predominantemente con chofer, es un antepasado directo de los actuales Ghost, Wraith, Dawn y Cullinan. Y al establecer la plantilla mecánica para las generaciones de automóviles Rolls-Royce que le siguieron, el 'Twenty' también tiene paralelos históricos con el futuro Spectre.

LA BELLE EPOQUE
En 1906, Rolls-Royce presentó el 40/50 HP, más conocido como Silver Ghost. Gracias a la fuerza de su motor casi silencioso, su fiabilidad impecable y sus grandes hazañas de resistencia, este automóvil de época se ganó el título, que la marca nunca ha renunciado desde entonces, de 'el mejor automóvil del mundo'. También estableció una nueva política de 'modelo único' en lugar de la práctica anterior de la empresa de ofrecer varios modelos diferentes al mismo tiempo. Esto resultó ser una estrategia financieramente prudente hasta el estallido de la Gran Guerra en 1914.

Durante los siguientes cuatro años, Rolls-Royce se dedicó a proyectos militares, incluida una versión blindada del Silver Ghost y una serie de magníficos motores aeronáuticos. Pero el fin de las hostilidades en 1918 reveló un mundo completamente nuevo, en el que los órdenes socioeconómico, político y cultural de antes de la guerra se habían transformado por completo. Para Rolls-Royce, el cambio de pie de guerra a tiempo de paz significó que ahora había un enorme exceso de capacidad en su fábrica de Derby, que en 1919 empleaba a unos 8.000 trabajadores.

UN COCHE PARA UN MUNDO CAMBIADO
Incluso antes del Armisticio de 1918, Henry Royce previó la necesidad de un coche más pequeño para contrarrestar la probable reducción de las ventas del chasis más grande de 40/50 CV. Como visionario que era, Royce anticipó (correctamente) que muchos propietarios de Rolls-Royce se verían incapaces de contratar, retener o pagar el considerable personal doméstico que habían empleado antes de la guerra. La opción de un automóvil que no requiriera ni el laborioso y costoso mantenimiento semanal exigido por un Silver Ghost, ni un chofer para conducirlo, sería, razonó, una propuesta atractiva.

Dos años después, los directores de la empresa estuvieron de acuerdo con él. En 1920, Royce transfirió sus habilidades de ingeniería de 'diseñar' un automóvil más pequeño a 'fabricarlo'. Esta decisión se basó tanto en la necesidad de asumir el exceso de oferta restante en la fábrica de Derby, donde la plantilla ya se había reducido a 2.000, como de suministrar un coche que se adaptaría mejor a las necesidades de posguerra de algunos clientes que el 40 /50 cv.

Royce entendió instintivamente que, a pesar de sus circunstancias ahora más difíciles, estos propietarios estaban acostumbrados a los estándares de excelencia de Rolls-Royce y no esperarían menos de un nuevo modelo, independientemente de su tamaño y especificaciones. Por lo tanto, la empresa hizo todo lo posible para tranquilizarlos sobre los 20 HP propuestos, afirmando que 'bajo ninguna circunstancia se disminuirían los estándares de excelencia mantenidos en sus productos'. En septiembre de 1920, Royce informó con confianza a la Junta que estaba satisfecho "de que se mantuviera el estándar de excelencia de producción".

LOS 'VEINTE'
El 6 de octubre de 1922, Rolls-Royce presentó su nuevo automóvil de 'pequeña potencia'. Su motor de seis cilindros en línea y 3,1 litros tenía menos de la mitad del tamaño de la unidad de 7,5 litros del Silver Ghost. Sin embargo, el nuevo modelo también pesaba alrededor de un 30 % menos que su hermano mayor. Esto, combinado con otros avances en el diseño de ingeniería desde el debut del Silver Ghost en 1906, significó que la brecha de rendimiento entre ellos era más estrecha de lo que podrían sugerir los números brutos.

De hecho, se hizo evidente de inmediato que el nuevo 20 HP, o simplemente el 'Twenty', como se lo conoció rápidamente, representaba un gran avance técnico. La ligereza de sus controles y el rendimiento de sus sistemas de dirección, frenos y suspensión hicieron que el Silver Ghost, aunque todavía superior a sus competidores directos, pareciera bastante anticuado en comparación.

Estas cualidades también establecieron rápidamente al 'Twenty' como un firme favorito tanto entre los devotos establecidos de Rolls-Royce como entre aquellos nuevos clientes a los que no les atraía un automóvil más grande con un diseño envejecido, especialmente donde el precio de compra y los costos continuos de operación eran consideraciones importantes.

Los propietarios estaban felices de compartir su entusiasmo por el nuevo modelo. En cartas a la prensa automovilística, uno lo elogió como "una pieza de mecanismo encantadora", mientras que otro declaró: "Nunca he manejado nada tan dulce". Un anuncio de la empresa citaba una evaluación experta del automóvil como "todo lo que un automovilista puede desear... conducir con un alto grado de refinamiento y su simplicidad de construcción hará las delicias del conductor". Después de recibir su automóvil, un propietario satisfecho escribió a la empresa desde su casa en Francia: "Conduje mi 20 HP aquí desde Liverpool y estoy muy satisfecho con el funcionamiento del motor, sin tener que cambiar de marcha entre Liverpool y Versalles". .

CUESTIONES DE PESO
Como todos los modelos Rolls-Royce de la época, el 'Twenty' se fabricó como un 'chasis rodante', en el que los propietarios encargaron una carrocería a medida a un carrocero independiente. Royce tenía la intención de que fuera principalmente un automóvil con conductor propietario y esperaba que los carroceros mantuvieran el tamaño y el peso de sus creaciones lo más bajo posible.

Sin embargo, no logró cambiar los hábitos de toda la vida entre algunos clientes. Muchos propietarios de 'Twenty' persistieron en especificar su estilo preferido de carrocería sólida y formal que era mucho más pesada de lo requerido y producía una mayor resistencia al viento. Para comprensible irritación de Royce, estos cuerpos masivos y sobredimensionados inevitablemente comprometían el rendimiento.

Siempre pragmático, Royce sabía que solo había una manera de mejorar la relación peso-rendimiento. En 1929, el 'Twenty' fue reemplazado por el 20/25 HP, propulsado por un motor de mayor capacidad. Incluso esto no resolvió completamente el problema y en 1935, Royce produjo el 25/30 HP con un motor de 4,25 litros. La era de los 'pequeños caballos de fuerza' finalmente llegó a su fin con el Wraith de 1938. Estas iteraciones posteriores fueron todas desarrollos directos del 'Twenty', y hoy agregan más brillo a su historial y reputación. 

UNA INFLUENCIA DURADERA...
El 'Twenty' tuvo una profunda influencia en Rolls-Royce mucho después de que cesara la producción en 1929, momento en el que se habían construido no menos de 2.940 ejemplares. En particular, el motor de seis cilindros en línea, con culata desmontable y válvulas en cabeza, proporcionaría la plantilla para los motores Rolls-Royce durante los próximos 30 años. Abra el capó de cualquier Rolls-Royce de seis cilindros hasta el modelo Silver Cloud (1955-9) y es reconociblemente el mismo diseño, aunque con muchas mejoras internas. Y cuando el ahora venerable Silver Ghost fue reemplazado por el nuevo Phantom en 1925, su motor también adoptó el patrón esencial de los Veinte.

…Y UN LEGADO VIVO
Hasta el último Phantom VI en 1992, Rolls-Royce mantuvo la política de dos modelos que había introducido con el lanzamiento del 'Twenty' 70 años antes. Permitió a la empresa satisfacer las necesidades de dos grupos de clientes: aquellos que optaron por disfrutar del 'paseo en alfombra mágica' desde el asiento trasero mientras iban con chofer; y los que preferían conducir ellos mismos su automóvil.

Este enfoque continuó en la era moderna cuando Rolls-Royce Motor Cars creó el Ghost más pequeño para acompañar a su producto pináculo más grande, el Phantom. Pero los clientes de Rolls-Royce de hoy en día son mucho más amplios y diversos que en la década de 1920, lo que se refleja en la cartera de productos ampliada de la empresa.

También hay paralelismos históricos entre el 'Twenty' y el nuevo vehículo eléctrico de batería de Rolls-Royce, Spectre. Ambos demuestran la voluntad y la capacidad de la marca para responder a un mundo cambiante, en el que los clientes tienen nuevas necesidades y requisitos y las viejas normas ya no se aplican. Cada uno representa un cambio radical en la tecnología que dará forma a la familia de productos Rolls-Royce en las próximas décadas. Sobre todo, encarnan el dicho más famoso de Sir Henry Royce: “Toma lo mejor que existe y hazlo mejor”.