TOYOTA GR SUPRA ? Resucita el ave fénix deportivo japonés ???????? El mito llega con 340 CV ???????? ¿BMW Z4? ????

Ha resucitado. De nuevo rueda por las carreteras y por Arrancamos!? tu canal referencia del mundo del motor en Youtube, el mítico Toyota Supra. 17 años después de la desaparición de la última generación, Toyota revive el icono, la leyenda, de la mano de BMW, para poner sobre el asfalto un deportivo con cifras espectaculares. Motor 6 cilindros en línea (no V6) con 340 CV, 500 Nm de Par, tracción trasera y sólo 1.495 kilos de peso. Pegado, a ras de suelo, el nuevo Toyota GR Supra está a la venta por 69.900 euros. Para la ocasión hemos estrenado un flamante Toyota Supra con el rodaje recién hecho y en medio millar de kilómetros no hemos tenido más que buenas sensaciones, aunque es realmente sorprenderte ver un exterior japo a más no poder y sentarse en un habitáculo genuinamente BMW. Al principio tardas incluso en reaccionar, es un poco shock, pero en cuanto el 3 litros empieza a aullar y apunta con decisión a las 7.000 rpm, se te olvida absolutamente todo. Pero hay que reconocer que es un shock conducir/pilotar un Toyota que huele y sabe a BMW. Una vez superadas las primeras reticencias, nos centramos en un diseño exterior espectacular. Reconozco que una parte de los faros no me gusta nada. No lo entiendo. Es la parte que más se parece al mítico Supra protagonista en Fast and Furious, pelis manga, docenas de videojuegos… Pero para mi gusto queda eclipsado, a pesar de sus curvas y detalles deportivos, con una zaga que es la mejor que he podido contemplar en décadas. Es imposible encontrar un pero a la trasera de este nuevo Supra. No se parece en nada al legendario, pero aún así es de las veces que piensas, jolín, con lo fácil que era hacer algo parecido, se han liado la manta a la cabeza, han hecho una auténtica revolución… ¡y no me puede gustar más! Tampoco quiero dejar de mencionar la silueta lateral, con el capó largo y la cabina retrasada, al más puro estilo roadster, y visto desde el frontal o desde atrás, el techo tipo Le Mans con esa ondulación cóncava en la parte central del techo, que no le puede dar más aire racing y espíritu deportivo. Al volante de este biplaza roadster de leyenda, en parado, analizas y hay cosas que chirrían un poco, como los dos elementos, en el volante y en el cuadro de mandos, que son claramente Toyota, y que se pegan de tortas con el resto del entorno BMW. Pero la eficiencia alemana y la eficacia japonesa no deberían dar mal resultado nunca, así que encendemos el motor y nos olvidamos de absolutamente todo, incluso de que en este coche todo es de serie salvo el color, 1.100 euros si no lo quieres amarillo. Ni asientos, ni cachivaches, ni nada… todo de serie y paquete cerrado. Muy completo, por cierto. Y, obviamente, hay que comprobar de lo que es capaz el bicho, y el 4,3 segundos en el cero a 100 km/h desde parado se cumple a rajatabla. Notas como los neumáticos luchan por talonar y salir catapultados hacia adelante. El cambio automático de 8 velocidades made in BMW trabaja bien, pero siempre tienes las levas a mano para buscar la parte alta del cuentavueltas, una pantallita digital muy sobria con el tacómetro en medio para comprobar en todo momento al primer golpe de ojo qué dígito marca la aguja. Culo pegadito al suelo, notando cada imperfección del asfalto con las llantas forjadas de 19 pulgadas gracias a unas suspensiones con un tarado perfecto para tandas… eso sí, ojo que el consumo se dispara. En ciudad a ritmo eco te mueves en 20 litros a los cien, pero el consumo es mayor en circuito. En mixto, por autovía y ciudad, amén de varios puertos de montaña, nos hemos quedado en 9,7, aunque depende mucho de la presión del pie en el gas. La dirección es muy directa, los asientos agarran fenomenal, tienen hasta calefacción y memoria y desde ellos alcanzas lo que hayas dejado en los escuetos 290 litros de maletero. Qué importa eso… Por último, si lo quieres cabrio debes cruzar la calle y entrar en el concesionario BMW y preguntar por el Z4. Con el mismo motor, 71.500 euros, pero seguro que aquí el equipamiento extra lo pagas a base de bien. Si te conformas con un 4 cilindros de 197 CV, lo tienes por 51.300 euros. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Toyota GR Supra es un 8,9. Ni qué decir tiene que, conducir un mito, tiene un precio, pero después de disfrutar sus sensaciones en circuito los 70.000 euros no nos parecen descabellados. Se pueden mejorar y matizar algunas cosas, pero la sensación de esa zaga cobrando vida propia a la salida de las curvas gas a fondo es algo que no se puede regatear en halagos.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...