MERCEDES AMG GLA 45S 4Matic+ ? Quizá el SUV más dinámico… y tuneado ???? Brutal ???????? BMW y Audi KO ????????

La segunda generación del Mercedes GLA llega a Arrancamos!? tu canal referencia del mundo del motor en Youtube, con su vestido más deportivo, el que le concede AMG y un motor 4 cilindros de 1991 centímetros cúbicos, 500 Nm de Par y unas prestaciones de vértigo, 4,3 segundos en el 0-100 km/h y 270 km/h de velocidad máxima. Los 86.200 euros casi es lo de menos ante un coche en el que todo es superlativo, como el sinsentido de hacer un SUV con 422 CV de potencia. Es un sinsentido, correcto, como puede ser el Cupra Ateca, pero es que éste, encima, va de lujo y se siente una deportividad realmente espectacular, hasta con modos Race y un historial de todos los circuitos donde puedes meterte con semejante bestia parda. A pesar de su elevado centro de gravedad con respecto a un deportivo de verdad y sus 1700 kilos de peso, el MERCEDES AMG GLA es un bicharraco de agárrate y no te menees. Todo en él es pantagruélico y mires por donde mires, no te va a dejar indiferente. En su diseño su zona menos estridente es la delantera, y los elementos en negro, aletines, alerones, apósitos y diferentes componentes aerodinámicos, junto a una gran parrilla, te producen una sensación realmente agradable. La silueta lateral pasaría aún más desapercibida si no fuera por unas descomunales llantas de 21 pulgadas (las de serie son de 20), con un color negro que contrasta con las pinzas rojas de los frenos de disco. También en esta toma notamos un alerón superior que más parece una barra de bar para apoyar el cubata en un polígono, es la verdad, pues sus dimensiones son brutales. No dudamos de su efectividad, pero seguro que también se hizo de este tamaño para llamar la atención y vaya si lo hace. Por último, la zaga es mi parte favorita, a pesar de esas faltas salidas dobles a cada lado. No hacen falta para potenciar un sonido que más bien es el rugido más sobrecogedor que has oído saliendo de un tubo de escape. Brutal. Por dentro todo está en consonancia. Buenos materiales, mejores ajustes y tecnología para aburrir y controlar un coche que sin ayudas sería, prácticamente, incontrolable. Y sabemos lo que decimos porque es poner el modo Race y las arrancadas son de auténtica locura, con un sonido, unos ‘petardeos’ al reducir y unos saltos en cada cambio de marcha que se agradecen los buenos y currados asientos de cuero en negro y rojo. Todo ello con mucho carbono en el salpicadero y un volante que nunca llega a ser redondo con una napa que agarra espectacular y unas levas un pelo más grande que las habituales que cumplen su función a la perfección. No queremos ser redundantes, pero la amplia pantalla que une el navegador con el cuadro de mandos es un alarde de tecnología punta, configurable hasta decir basta y con una muestra gráfica espectacular de todas las opciones que tenemos para trastear y poner el coche a nuestro gusto, siempre con la mejor información. De verdad que es la referencia para mi gusto. Plazas traseras sobresalientes, maletero muy decente terminan de completar un interior referencia en el segmento, gracias a sus 4,43 metros de longitud. A nivel dinámico… qué te voy a contar. Lo primero de todo es que a pesar de la altura al suelo y de su peso, sinceramente, va de maravilla. La puesta a punto es realmente envidiable y como todo es configurable, en ningún momento notas el más mínimo balanceo si buscas los límites. Es uno de esos coches que te hace bueno porque tiene un chasis que puede con todo y la tracción a las cuatro ruedas y unos frenos decentes te van a salvar de casi cualquier burrada que hagas, aunque a veces te gustaría tener más radio de giro en las curvas más cerradas. Si le das mucha cera los consumos se van a disparar muy por encima de los 15 litros de media. Pero en autovía a punta de gas, con un cuidado extremo, hemos llegado a medir 7,7 litros a los 100, una cifra casi increíble de no haberla hecho con mis propios ojos. Con menos cuidado se hacen 8,5 en autovía sin problema. Mezclando todo tipo de terrenos hemos hecho algo más de 10,5, cifra respetable pero lejos de ser una locura viendo de lo que es capaz este coche, y digo, verter, literalmente, ríos de adrenalina por tus venas. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del MERCEDES AMG GLA es un 9,1. No tiene fallos. Sería perfecto si no fuera por la increíble torpeza de unir deportividad y SUV. Pero a pesar de ello se comporta realmente bien para tener el centro de gravedad más elevado que los deportivos de verdad. En cualquier caso, X1 y Q3 no sólo no están a su altura, sino que deben ponerse las pilas a base de bien para intentar hacer frente a una maravilla tecnológica y dinámica.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...