VOLKSWAGEN T-CROSS ? El SUV urbano de VW es un Polo algo + elevado ???? Muchos rivales y más baratos ????????

El nuevo Volkswagen T-Cross llega a Arrancamos!?, tu canal referencia del mundo del motor, con la seguridad en sí mismo de saber que su diseño y su pedigrí van a facilitarle mucho la vida. Sin embargo, este pequeño SUV que apunta a los jóvenes urbanitas, nos parece algo caro, sobre todo teniendo en cuenta el abuso del plástico duro en el interior y su motor, un 3 cilindros de 999 centímetros cúbicos y 95 CV, gasolina, que a duras penas mueve los 4,10 metros de T-Cross, junto a su cambio manual de 5 velocidades y los escasos 170 NM de Par motor. El Volkswagen T-Cross1.0 TSI 95 Advance que hemos probado nos ha parecido un coche correcto, sin demasiadas pretensiones, bien equipado, a fuerza en parte de tirar de chequera, y con unas plazas traseras y un maletero realmente notables, pero que no justifica su precio en, prácticamente, el resto de apartados. A nivel estético, nos parece un diseño fresco y juvenil. Apenas arriesga en su frontal, pero se la juega en la zaga con unos controvertidos grupos ópticos unidos por una gruesa línea roja y negra que ayuda a separar a defensores y detractores de un modelo, que está obteniendo un buen número de ventas pese a tener un montón de rivales y, algunos de ellos, más y mejor preparados. El interior, discreto, tiene un aspecto visual notable, con la impronta de VW allá dónde mires. Sin embargo, al tacto se nota a la primera el ahorro de costes por todas partes. Además, en nuestra unidad al menos no hay ni rastro de elementos que la marca ya ofrece en prácticamente toda la gama, como virtual cockpit o luces leds, por decir sólo un par de elementos. Sin embargo, los 14 centímetros que la banqueta trasera se puede deslizar da para mucho, ya que el desahogo de los habitantes de la segunda fila de asientos puede ser sobresaliente o, de necesitar espacio en el maletero, los 385 litros pueden llegar a ser 455 y, encima, con formas muy aprovechables. En el configurador oficial ya no podemos elegir motorizaciones diesel y nos tenemos que conformar con tres opciones gasolinas, ya que la hibridación o electrificación aún no ha llegado de ninguna manera a este modelo. Así, 95, 115 y 150 CV son las opciones disponibles para animar un coche de algo más de 1.250 kilos de peso y que hemos comprobado que, al menos la versión menos potente, no da para salir con seguridad a carretera abierta y afrontar adelantamientos y situaciones que se producen habitualmente en carreteras convencionales. Y decimos esto porque los 95 CV para el día a día en ciudad pueden valer, pero con aceleraciones pobres y recuperaciones agónicas es complicado jugársela en adelantamientos en carreteras de un solo carril por sentido. Además, las cinco marchas tienen mucho salto entre una y otra y hay que jugar mucho con el cambio. Lo mejor lo vemos a partir de 3-4.000 vueltas, estira hasta las 6.500 rpm, pero claro, aquí el gasto de combustible también se eleva en consonancia. La homologación WLTP es de 5,8 litros. Nosotros nos hemos movido en 6 bajos, pero cuidando bastante el pedal del gas y sin hacer mucha urbe, donde mejor se comporta por medidas y ese puntito de altura al suelo que le hace ir más elevado que el resto, sin comprometer mucho la seguridad y la estabilidad. Ya el precio de entrada del Volkswagen T-Cross nos parece exagerado. Desde 21.845 euros, cuando la mayoría de rivales empieza en 16.000 más o menos. Nuestra unidad sube hasta los 26.000 euros, aunque es cierto que las opciones no son muy caras, acumula bastantes para lograr un equipamiento a la altura. Al menos al volante disfrutamos de uno de los mejores ordenadores de a bordo y un navegador con pantalla táctil fetén. También podemos conectarnos de todas las maneras posibles y disfrutar de nuestro Smartphone en la pantalla. Hyundai Kona, Mazda CX-3, Seat Arona, Kia Stonic, Renault Captur, Ford Puma, Peugeot 2008, Citroën C3 Aircross… hay taaaaaaaaaaanto donde elegir, que si no eres un SUV-B realmente completo y estás en el top en cada apartado, te será difícil sobrevivir en esta jungla pseudo urbanita. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Volkswagen T-Cross es un 5,8. No me ha gustado demasiado, te soy sincero. Lo de los plásticos duros en un VW me chirría bastante. Es que ni en Skoda se ven ya, y VW ha elegido T-Roc y T-Cross para ahorrar costes con descaro, elevar la factura final en lo que no deja de ser un Polo con un traje algo más subidito y aspecto mínimamente campero… y chimpún.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...