HONDA JAZZ Crosstar 2021? Pequeño SUV monovolumen japonés ???? Urbanita híbrido con Etiqueta Eco ?????????

El nuevo Honda Jazz llega a Arrancamos!? tu canal referencia del mundo del motor en Youtube, para mostrar que en el mercado siempre se pueden encontrar coches diferentes a poco que busques. Un coche eminentemente práctico, que se sale de lo habitual, y que encima llega con un motor híbrido que nos brinda una etiqueta Eco con muchos beneficios. Hay muchas cosas que gustan, casi tantas como las que no, en un Honda Jazz, versión Crosstar, que ha pasado la prueba de Arrancamos!? El planteamiento de este pequeño japonés no puede ser más acertado. Pequeño, espacioso, motor poco gastón, hibridado, y con un habitáculo realmente brillante. Muy equipado, conectado, calidad en acabados y una buena impresión general, completan un coche que, sinceramente, debería vender más de lo que vende, sin ser la panacea. El raciocinio al poder. Una de las cosas que menos nos gustan del Honda Jazz es que sólo hay una posibilidad mecánica. Es 1.5 i-MMD que junto a la parte eléctrica nos da 109 CV, suficientes para el día a día para un coche práctico que consume poco y que con apenas 1.250 kilos, se mueve con cierta agilidad, a pesar de una transmisión automática e-CVT que es francamente mejorable. Entre nosotros, aquí funciona de una manera que, en ocasiones, te hará pensar en cortarte las venas por su lentitud. En el 99% de los casos tienes más que suficiente con este motor. Pero subiendo puertos o intentando adelantar te vas a desesperar. Es la verdad. No anda nada… es más, intentas apretar a fondo y suena como si fueras a despegar… pero no solo no despega sino que apenas avanza. Inexplicable. Los 253 Nm de par motor no se corresponden con la realidad. El 0 a 100 km/h baja de los 10 segundos en la ficha técnica, aunque cuesta creerlo. Es la verdad. En realidad, para ciudad, es perfecto. Suave, delicioso, fino, fácil de conducir, maniobrable… pero fuera de la urbe y alrededores pierde mucho. La versión que probamos, la Crosstar, es un guiño a los SUV para mejorar ventas. El resto de versiones consumen un poco menos, pesan menos, y aceleran un poco mejor, pero visualmente este es más interesante con cuatro trozos de plástico gris sobre todo en la parte inferior de la carrocería. Y por supuesto, es más caro, 26.650 euros frente a los 22.150 de la versión Confort de acceso. La carrocería del crosstar va elevada 1,6 milímetros con respecto a las normales, algo que tampoco se aprecia mucho en la realidad, salvo para empeorar cifras de peso, aceleración o consumo, como ya hemos señalado. Hablando de consumo, homologa 4,8 frente a los 4,5 de Confort, Elegance y Executive, pero la realidad es distinta. En ciudad puede moverse en 10 litros fácil. En autovía está en 5,5 aproximadamente. Nosotros hemos bajado de 6 por los pelos. Es una buena cifra, pero ni de lejos se acerca a las que homologa en ciclo WLTP. También nos parece que el maletero es más escaso de lo que debería ser. 298 litros el Crosstar, 6 menos que el resto de versiones, no son óptimos para un coche de 4,09 metros. Sin embargo, el espacio interior es brutal y la magia de los asientos traseros es increíble, se pliegan hacia adelante y hacia atrás para facilitar la carga, con un fondo plano enorme de la manera tradicional, y capaz para un par de bicis como poso si los asientos se recogen como en unas banquetas tradicionales. Chapeau y animamos a otras marcas a que copien este sistema. El precio, con el equipamiento tecnológico y de seguridad que lleva no me parece mal. La estética se puede mejorar, pero el interior no está nada mal y nos parece un coche con buenas soluciones para el día a día que debería verse más por la calle a pesar del cambio automático atroz y una potencia escasa en ciertos momentos. Bien por la instrumentación, aunque el cuadro de mandos es demasiado pequeño y arracima los testigos y fenomenal consola central con eficiente pantalla táctil para navegador y demás. Nos encanta que piense en todo, y haya hasta cuatro entradas tradicionales de USB, e incluso el bolsillo pequeño en la parte superior de los respaldos de los asientos delanteros para situar el móvil y poder verlo mientras vamos en el coche. Bravo. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Honda Jazz Crosstar es un 6,4. La estética no está mal, pero tildar esta versión de SUV es muy osado. Es mejor irse al Elegance o al Executive, pues los cuatro plásticos gris oscuro no merecen la pena, ni la altura al suelo, amén de tener menos peso y menor consumo… ahorrando incluso cuando pasas por caja. Merece el notable por soluciones interiores y habitabilidad, pero el e-CVT es de lo peorcito que recuerdo, amén de recuperaciones 'tortuguiles' con un ruido ensordecedor de fondo. Por último, no olvides SUSCRIBIRTE (es gratis) y seguirnos en redes sociales: FACEBOOK - https://www.facebook.com/ArrancamosOscarGonzalezSoria/?ref=bookmarks TWITTER - https://twitter.com/_Arrancamos_ INSTAGRAM - https://www.instagram.com/_arrancamos_/?hl=es

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...