SKODA SUPERB IV ? Berlina híbrida enchufable ???????????? Racional y cómoda para viajar ???? #PHEV Etiqueta 0

El Skoda Superb iv, llega a Arrancamos!?, tu canal referencia del mundo del motor, con una denominación un tanto extraña, iv, que oculta, en realidad, una hibridación enchufable (PHEV) que, en esta berlina de gran tamaño, tiene todo el sentido, dotando de una versatilidad espectacular a un coche que nació para recorrer grandes distancias y acoger en su interior a los ocupantes con el mayor espacio posible. A partir de 38.000 euros, un precio algo superior a sus homólogas de combustión, tenemos una berlina con algo más de 40 kilómetros reales de autonomía en modo eléctrico, más que suficiente para el día a día, y para fines de semana y vacaciones disponemos de un coche que cumple sin condiciones gracias a su parte de combustión, con un 1.4 TSI de 154 CV que es capaz de mover el coche en autovía y autopista sin problema, y lo mejor, es que hemos hecho la prueba después de grabar el vídeo, 900 kilómetros en un solo día, Madrid-Asturias-Madrid, y la media ha sido de 6,2 litros a 120 km/h de GPS de media. Con 50 litros de depósito y un consumo realmente decente para el peso y la envergadura del Superb, sinceramente, es una combinación ganadora para el que no pueda permitirse dos coches. Skoda tiene una gama bastante grande en el Superb. 150, 190 y 272 CV en gasolina, 120, 150 y 190 en diesel, además de esta versión Plug-In. Para ser la primera incursión en nuevas opciones de electrificación, nos parece que el PHEV es mucho más interesante que cualquier hibridación tradicional o suave, incluso eléctrico puro, pues el tamaño del coche hace aventurar desplazamientos largos y aún los EV no están preparados, pese a quien le pese, para ello. Lo mejor de todo es que el precio, que es elevado, superior a cualquier opción de combustión, no es tan exageradamente caro como en otras marcas, por lo que plantearse la compra del Superb iv es algo que puede pasar perfectamente si de lunes a viernes haces desplazamientos en ciudad, incluso al centro de la misma. Esa etiqueta Cero que tiene en el parabrisas es oro molido para una berlina con la que, encima, puedes viajar con un coste realmente coherente y con todas las comodidades propias de un vehículo de este tipo. El diseño exterior es el que es, se ha pulido levemente con respecto a la anterior generación, un cromado aquí, unos faros leds allá… poco más, la silueta es inconfundible. El interior es marca de la casa, con el acento puesto en el espacio, sobre todo en las plazas traseras, que más que de ministro son de marqués, aunque ojo que a lo ancho, si hay ocupante en el asiento central, la cosa se complica bastante en cuanto a hombro con hombro. La unidad que hemos probado estaba muy bien equipada y costaba poco más de 40.000 euros después de descuentos y promociones. El virtual cockpit luce muy bien en el Superb y la gran pantalla táctil del navegador te permite conectividad sin restricciones. Hay alguna parte del software mejorable, pero en líneas generales es notable. Da rabia que algunas opciones de elementos de seguridad haya que pagarlas aparte, pero por poco más de mil euros tienes casi todo incluido, con un dispositivo de velocidad de crucero que funciona realmente bien y es una maravilla en viajes largos como el que hemos efectuado. La parte eléctrica entrega más de 100 CV pero sumados a los 154 del motor de combustión se quedan en unos 218 realmente apetecibles, con buenas aceleraciones, recuperaciones y demás, ocultando muy bien los 1.800 kilos del coche, que se mueve bien, aunque en zona de curvas es cabezón y subvira mucho más de lo que debería. Con no hacer el loco en plan deportivo debe valer. El DSG de 6 velocidades cumple y en seguida vas a manejar los modos de conducción con fluidez para poner el coche a tu gusto y aprovechar al máximo las opciones eléctricas o híbridas que te ofrece el coche. En poco más de 6 horas en un enchufe doméstico normal tienes la batería llena. Nunca va a llegar a los 60 km de autonomía que homologa, pero los 45 los tienes a poco que conduzcas con eficiencia, y eso para el día a día va más que sobrado en desplazamientos medios habituales. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Skoda Superb iv es 8,5. Sinceramente, es de los pocos híbridos enchufables que me ha parecido coherente. Es cierto que en ciudad no se mueve como pez en el agua y acusa el peso, pero su autonomía eléctrica es suficiente, te permite cargar de noche en modo barato y luego, lo hemos comprobado, puedes viajar tranquilamente con las comodidades habituales de las buenas berlinas. Y el maletero pasa de 625 litros a 485. Pierde mucho, pero aún así caben unos cuantos “cadáveres” ;)

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...