FORD EXPLORER ? El cañonero americano nº 1 es PHEV y #EtiquetaCero ????????

El brutal Ford Explorer llega a Arrancamos!?, tu canal referencia del mundo del motor, para demostrar que los coches americanos tienen sitio perfectamente en Europa, si se adaptan a las necesidades del continente, y la hibridación enchufable de este modelo cuadra a la perfección con un territorio donde hay que recortar emisiones, consumir menos gasolina y enarbolar la bandera de la eficiencia. Para ello, el V6 de 3 litros del contundente Explorer se maquilla con una hibridación PHEV que otorga 100 CV eléctricos al eje delantero y una capacidad de 13,1 kWh, o lo que es lo mismo, muy poquito más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica homologada, aunque te sentirás satisfecho si llegas a los 30 en el día a día. Todo en el Explorer es made in USA: 5,05 metros de largo, 3,02 de distancia entre ejes, 457 CV, casi 2,5 toneladas, 6 segundos en el cero a cien kilómetros y 825 Newton Metro de Par Motor. Una barbaridad. Hasta las 7 plazas llaman la atención… porque las traseras son utilizables por adultos. Aunque suene extraño, es la verdad. Incluso tiene algo de maletero con los 7 asientos subidos. Con 5, llegamos a 635 litros de capacidad, más que generoso. Eso sí, en seguida te preguntarás por dos cosas: precio y consumo. Lo primero tiene fácil explicación: con los casi 9.000 euros de promoción justo cuando escribo esto, por poco más de 70.000 euros tienes un coche que, además de todo lo comentado, tienen unas capacidades off road que sacan los colores a cualquier rival Premium que, a demás, cuesta 20.000 euros más de media… y aún más si intentan igualar el equipamiento brutal de este John Wayne de la vida. El único extra es el color, Azul Atlas, que cuesta 950 euros. Nada más. En cuanto al consumo, hemos hecho varias mediciones para intentar ser lo más honesto posible. La autonomía eléctrica es muy sensible al peso del pedal derecho. Si te das muchas alegrías no llegas ni a 20 kilómetros. Con un uso sensato puedes llegar a ver los 30 kilómetros. Los 40 sólo si haces conducción de campeón del mundo de eco rally. En un Madrid Toledo con un 20% de batería hemos hecho un increíble 6,4. A la vuelta, sin batería, 8,4. El día de grabación, parando y casi agotando la batería, hemos pasado de 11 litros. La media, con dos recargas, en 350 kilómetros, ha sido de 8 litros y pico. Todo dependerá de tu día a día y lo que cargues la batería. Si puedes hacerlo en casa y si tu curro no está muy lejos, puedes no gastar una gota de combustible de lunes a viernes… y el finde a disfrutar con la gasolina. Y digo disfrutar, porque hay pocos límites fuera del asfalto… allá dónde no llegan Audi, BMW, Mercedes, Lexus o Volvo con coches mucho más caros, Ford se ríe en su cara y sigue avanzando, haciéndotelo pasar realmente bien. Sube el consumo, pero también la diversión, con sus 20,4 centímetros de altura al suelo y una tracción integral inteligente con 7 modos de conducción, 3 de ellos para fuera del asfalto. En un enchufe normal, en sólo seis horas, tienes la batería llena, mucho menos si instalaste un wall box en casa. Nuestra unidad sólo viene con un shucko normal, estaría bien tener un mennekes también, pero imaginamos que habrá que pagarlo aparte. En cuanto a su conducción, te preguntarás si un bicharraco tan tremendo es conducible, y a pesar de no tener suspensión inteligente o neumática, capaz de adaptarse a cada terreno, nos ha sorprendido más que positivamente. Y es que el tacto de las mismas, más firme de lo que podríamos pensar, ayuda a reducir bastante los balanceos e invita bastante a pedir guerra, aunque la prudencia y la coherencia dice que mejor con tiento. En modo Sport es fácil notar que el sonido del motor es algo más contundente y eso invita a pisar. Y la verdad es que el Explorer responde y te saca una sonrisa de puro placer. Las aceleraciones son brutales y te pegan al asiento. Encima, el interior está muy bien hecho, bien rematado, es bastante inteligente, y los pocos defectos que tiene se pueden perdonar por su relación calidad precio mucho más ventajosa que en los pocos rivales Premium que tiene. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Ford Explorer es 7,8. De verdad que se gana el notable alto porque no es fácil hacer un coche así y que funcione a este lado del océano. La hibridación enchufable le viene al pelo y ayuda a que pueda parecer más coherente y efectivo a nivel ecológico, aunque en el fondo, cuando la batería eléctrica se agota, el V6 de tres litros hace “gloglogló” para mover las dos toneladas y media. A pesar de todo, muy buen trabajo.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...