VOLKSWAGEN POLO 2021 ? Más Golf que el VW Golf ???? ¡Directo al Top 3!

El Volkswagen Polo se presenta en el canal de Youtube Arrancamos!? para enseñarnos unos leves retoquitos que han obrado el milagro de ponerlo en el podio de los coches urbanos del segmento B. Sigue siendo caro, pero la idea de abandonar el diesel, quedarse sólo con 5 puertas y apuntarse al 1.0 de 3 cilindros como única opción es una jugada arriesgada que, a tenor de lo visto en la prueba, no le ha salido nada mal a Volkswagen. A la espera de hibridaciones y electrificaciones futuras, este Polo de entreguerras, con sus limitaciones, nos ha parecido realmente interesante, a pesar del precio y del sonido casi contra natura de su motor 3 cilindros. Prueba del Volkswagen Polo 1.0 R-Line de 95 CV y cambio manual. Arrancamos!? En la propia marca nos cuentan que es un pequeño lavado de cara para mantenerlo al día y en el mercado hasta que llegue la nueva generación, con nueva plataforma, mecánicas, baterías, etcétera. Pero con sinceridad, todo lo que no nos gustó la anterior vez que probamos el Polo, parece que ha desaparecido como por arte de magia y con el motor y el cambio acertados el coche recupera un poco su esencia, intenta contener precios a costa de sacrificar elementos que no nos gustaría haber perdido pero, aún así, nos ha parecido un coche bastante coherente y comprable. Para empezar por el exterior, con el pequeño rediseño que ha sufrido nos vamos ahora a los 4,07 metros, cada vez los urbanitas se meten en terreno de los hermanos mayores, que también han dejado ya los 4,20 metros atrás. Es que, encima, con el rediseño de faros y grupos ópticos traseros, el aire a VW Golf no hay quien se lo quite. Le ha sentado de lujo a todos los niveles, y el contenido peso, la batalla de 2,55 metros y el generoso espacio en plazas traseras para ser un Segmento B, con sinceridad, han obrado el milagro en un coche que parecía elitista pero que con los pequeños motores que ahora dispone, ha recuperado un poco la cotidianeidad y el ser accesible para más gente. El aspecto exterior es brutal, y no necesita las preciosas y económicas llantas de 17 pulgadas que se ven en las imágenes. Hasta un gris plata poco llamativo le sienta bien a un diseño que está afinado al máximo con mucho acierto. Lástima de esos embellecedores que simulan tubos de escape y que tanto hater tienen, aunque a mí me preocupan un poco más los ahorros de costes en cuanto a los frenos de tambor traseros y la ausencia de agarraderos superiores en las plazas traseras. Esto sí debería ser motivo de no compra, en caso de descarte. Este y el motor, sobre todo su sonido. Sus prestaciones y consumos son más que correctos, coherentes, pero el sonido no es nada agradable. Sube con brío hasta las 6.400 vueltas y el turbo hace su trabajo con diligencia, aunque por debajo de 2.000 rpm está más muerto que muerto. El cambio manual de 5 velocidades cumple sin problema y, con franqueza, no pagaría más de 2.000 euros de diferencia con el DSG7, a pesar de que es uno de los doble embrague que mejor va en media gama. El interior es sorprendente para bien. Casi nos gusta más que el actual Golf, demasiada pantallita y piano negro. Aquí tenemos por fin el virtual cockpit que tan bien funciona y tan configurable es con mucha y buena información, volante multifunción de lujo y hasta con velocidad de crucero adaptativa en esta unidad. Materiales y ajustes de primera, mención especial a los materiales blandos incluso debajo de la línea central del salpicadero. Y el espacio en las plazas traseras, digno de segmento superior. Lástima del voluminoso túnel central, que casi invalida la plaza central. Pero aún así, notable alto. En dinámica cumple. Los 95 CV son suficientes para mover el coche, no tendría problema en hacer kilometradas con él. A pesar de que la rumorosidad no es la más leve en motores de 3 cilindros y el uso del cambio va a ser más del habitual, pero aún así. Los consumos son también bastante decentes, aunque no llegan a los homologados de 5,2 l/100 km de media. Con dos niveles de acabado, el Life puede ser tuyo por 19.900 euros si financias, con todo lo más básico. 22.500 el que probamos aquí, pero nos vamos a 28.500 en la unidad probada con todo el equipamiento añadido. En esta versión se queda realmente bien equipado y aunque el precio no es bajo, es un señor coche. En la escala "Me lo compraría" la nota del VW Polo 1.0 R-Line 2021 es 8,1. Tiene puntos débiles, pero pesan más las mejoras y los puntos fuertes a la hora de la evaluación. Sigue siendo caro con respecto a sus iguales, pero es bonito, va muy bien y tiene aires de hermano mayor.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...