Ford Kuga PHEV ? SUV híbrido enchufable ????? 47 km reales de autonomía en EV

El nuevo Ford Kuga llega a Arrancamos!? tu canal referencia del mundo del motor en Youtube, en su versión híbrida enchufable. El diseño exterior nos ha parecido algo soso e impersonal. El color de la unidad probada tampoco ayuda mucho, a pesar de que es el acabado Vignale, el más equipado de la gama. A prueba el Ford Kuga PHEV 2.5 con 225 CV y cambio automático. Su precio no ayuda a pensar en su compra, pero su etiqueta cero y su autonomía eléctrica real, muy cercana a la homologada, ya cambia la cosa, amén de una versatilidad y espacio interior realmente sobresaliente. Arrancamos!? Renault Kadjar, Hyundai Tucson, Peugeot 3008, Citroen C5 Aircross, Mazda CX-5, Honda CR-V, Nissan Qashqai, Seat Ateca, Skoda Karoq, Kia Sportage, VW Tiguan… la lista de rivales en el segmento SUV-C es interminable y hay que hilar muy fino, en diseño, en calidad, en gama de motores, en habitabilidad y sobre todo en precio, para poder tener éxito. Los híbridos enchufables son menos, pero los hay. Los mejores que hemos probado, Hyundai Tucson y Mercedes GLA, un Premium con precio ajustado que puede ser rival indirecto del Kuga. Las armas de Ford son claras: diseño discreto y atemporal, practicidad a nivel de maletero, una segunda fila de asientos con mucho espacio, deslizable 15 centímetros y versatilidad, buenos acabados y una gama de motores bastante moderna gracias a los Hybrid, apostando por el futuro. En cambio, en precio está algo por encima de la media, pero cumple en clave de conectividad y elementos de ayuda a la conducción y seguridad. La versión probada sorprende porque, hasta ahora, los phev no llegaban ni de lejos a lo que homologaba su autonomía, pero este se queda realmente cerca y eso nos ha gustado mucho. Es cierto que sus 225 CV están lastrados por más de 1.800 kilos y un centro de gravedad elevado, tanto como el puesto de conducción, pero los consumos son bastante ajustados, incluso hemos hecho medias de 18 kWh en modo eléctrico, con lo que sus 14,4 kWh de capacidad dan bastante juego. Es cierto que dinámicamente no es un rayo, el 9,2 del 0 a 100 km/h ya nos lo avisa, así como sus discretos 230 Nm de Par motor. A cambio, su batería se carga muy rápido incluso en un enchufe convencional doméstico, difícil que pase de las 4 horas con la menor potencia de carga posible y el motor de gasolina, cuando no tiene el apoyo de la batería, cumple sin disparar el consumo. Por cierto que el depósito de gasolina pasa de 54 litros en las versiones térmicas a 45 en este plug in. Homologa 56 kilómetros en eléctrico y hemos hecho 47 sin dificultad. A nivel de potencia es más que suficiente para mover este Kuga. Pero no permite alegrías, eso hay que tenerlo claro. Sus 4,62 metros de largo y 2,71 de batalla hablan de medidas generosas y muy prácticas para el día a día. Sus cotas, su escasa presencia de versiones 4x4 y su altura al suelo (no llega a 18 centímetros) le hacen ser, casi, un monovolumen a la hora de abandonar el asfalto y salir de lo negro. El off road no es lo suyo. Si hablamos de precios, el Ford Kuga que hemos probado se dispara a los 50.000 euros, 44 tras ofertas, promociones, etcétera. Acabado Vignale, recuerdo. En el más básico, el Titanium, con menos equipamiento también, podemos bajar la factura 5.500 euros. Y es que podemos prescindir de colores de pago, asientos de cuero y calefactados, techo panorámico, etcétera, etcétera. En cuanto a opciones mecánicas, punto fuerte de este Kuga, la variedad es sobresaliente. En la web oficial comprobamos 7 opciones mecánicas, aunque puede que en el concesionario encuentres alguna más. Aquí vemos motores gasolina Ecoboost de 120 y 150 CV, con cambio manual. Luego tenernos los 1.5 ecoblue de 120 CV con cambio tanto manual como de doble embrague. Hay un 2.0 de gasoil de 190 CV y en cuanto a híbridos, un Mild Hybrid 2.0 de 150 CV y un PHEV con 56 km de autonomía eléctrica asociado a un gasolina 2.5 que da en total 225 CV. A nivel dinámico no destaca en nada pero cumple en todo. Los modos de conducción tampoco transforman la dirección y la entrega de potencia. La matizan. Por cierto que, además del confort y el eco, nuestra unidad tría uno para asfalto deslizante y otro pista, que optimiza un poco su uso en caminos y pistas de tierra, pero que apenas ayuda. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Ford Kuga es un 6,8. La estética no enamora. Decir que es un SUV, bueno, se puede decir, pero en la práctica, la habitabilidad es superior a la media. Sin embargo, en el apartado mecánico, la hibridación enchufable cumple de sobra.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...