RENAULT ARKANA E-TECH ? Sin rivales ???????? SUV y berlina en 1 ???? Pionero

El Renault Arkana E-Tech es una de las apuestas más inteligente que hay hecho una marca de automóviles en los últimos años. Renault ha concebido una especie de híbrido entre SUV y berlina con la plataforma del Captur y un poco de altura al suelo extra para dar en el clavo de las necesidades de la mayoría de familias españolas y compradoras de coches en general. Conteniendo un poco el precio, con buen maletero, tecnología híbrida y una potencia coherente, logra cuadrar un círculo que cada vez se complica más para los que venden coches. A prueba en Arrancamos!?, tu canal referencia del mundo del motor en Youtube, el Renault Arkana E-Tech 145 RS Line. Arrancamos!? Pocas veces un coche sorprende tanto. Lo hizo el BMW X6 en su día. También un poco antes lo hizo el Nissan Qashqai. También los motores gasolinas de Mazda o los atrevidos diseños de Hyundai- Son coches pioneros, que rompen reglas, que huyen de lo formal, de lo establecido… y hay dos salidas: estrellarse con todas las de la ley o ser los primeros en encontrar una fórmula de éxito que no tardarán mucho en seguir y copiar. El Renault Arkana puede haber encontrado un filón con una carrocería que, si estuviera ocho centímetros más cerca del suelo, sería una berlina media deportiva espectacular pero que, con una altura mínima al suelo de 20 centímetros, se sitúa como un SUV de tres volúmenes que puede petarlo en el mercado gracias a la coherencia en acabados, en equipamiento y en precio. Esto último es discutible, pero viendo las opciones parecidas de la competencia, pensamos que Renault ha acertado con la tecla. Y es que un SUV de 4,56 metros de longitud, con unos 500 litros de maletero, en función de si la hibridación es tradicional (480) o ligera (513) pinta bien. Si el “desde”, para un equipamiento sencillo y al menos 140 CV con etiqueta Eco es de 26.900 euros, aunque sea teniendo que entregar un coche viejo a cambio, pues la música no suena mal del todo. Quizá echamos de menos más variedad de motores. Sólo los ya conocidos de Renault 1.3 de 140 y 160 CV, gasolina, que ahora implementan una hibridación ligera para justificar la etiqueta eco y el probado aquí, híbrido tradicional, de 143 CV. Echamos de menos el diésel, por supuesto, alguna hibridación enchufable, incluso algo que se acerque a los 200 CV. Ya te decimos que, por abajo, es muy arriesgado meter un motor menos potente, pues con los 143 de la unidad probada, en ocasiones, la cosa anda justa en recuperaciones con los 1.550 kilos que pesa el Arkana. En cuanto a estética, cuesta creer que la plataforma es la del Captur, 34 centímetros menor. Está claro que a nivel dinámico se nota, pero los 2,72 metros de la batalla es coherente para el tamaño final del coche. Lo englobamos en el segmento C, aunque derive de un B… el Captur, en teoría, viene del Clio pero claro, la diferencia de tamaños es tan brutal que ya te hace dudar del segmento en el que debe competir, un poco lo que pasa con Skoda y tantos beneficios le aporta. La estética está muy lograda. Os prometo que me encantaría ver el mismo coche siete centímetros más cerca del suelo y unas prestaciones de verdadero RS. De hecho, en este acabado hay tantos guiños a la deportividad que, a la hora de acelerar, se te cae el alma a los pies cuando ves que no hay chicha que sacar. No olvides que el 0 a 100 km/h lo hace en 10,8 segundos… una eternidad. Por fuera nos cautiva la caída del techo. Por dentro, hay espacio de sobra, el equipamiento está bastante bien y los acabados y los materiales no chirrían en absoluto. Molaría una segunda fila de asientos con más posibilidades pero es lo que hay. Sin embargo, es a nivel de motor y sobre todo a nivel de cambio, nefasto, donde el Arkana debe mejorar y mucho. Es una pena que no hayan apostado por el cambio de doble embrague que traía hasta ahora, por ejemplo, el Scenic. Lo de ahora es un chiste. Entre que pisas el pedal y ganas velocidad ves a tus hijos crecer. Es terrible. Lo peor desde el CMP de Citroen y compañía. Una pena, porque es un coche que cumple en casi todo. El coche tiene porte, presencia, no está mal rematado… aunque algunos materiales parezcan plasticosos y de poca calidad. Da el pego. Incluso el precio no es alocado. Nuestra unidad son 33.300 euros, 28.900 si apuestas por el acabado básico de entrada a gama. No sé. Suena la orquesta tan bien que al final, no sabes si es el solista o el del triángulo el que la caga pero bien. En la escala ‘Me lo compraría’, la nota del Renault Arkana E-Tech es 7,9. No me importaría ponerle un ocho alto, pero es que lo del cambio chafa cualquier tipo de sensación.

no-results-found-news-tabs
Ver más {{percentLoaded}}% loading...

pruebas

no-results-found-news-tabs
Ver mas {{percentLoaded}}% loading...